República Checa

Welcome to República Checa!

Un viaje a la República Checa empieza, y a menudo acaba, por Praga, su fabulosa capital. Pocas ciudades del mundo pueden compararse en belleza con Praga. Su casco viejo, totalmente preservado, nos invita a un paseo por el pasado cargado de mágica. Recorrer sus calles, plazas, palacios y castillo con un experto guía es una inmersión cultural, un verdadero paseo por la historia y el arte. Y es que Praga no es sólo bonita, es además un gran foco cultural con excelentes museos, un rico panorama musical e incluso disciplinas muy originales de la ciudad, como el célebre y celebrado Teatro Negro.
Pero Praga es mucho más que calles bonitas, palacios y cultura. Es un destino gastronómico único en el mundo, en especial en lo referente a la cerveza. Hay discusiones si, pero parece apropiado considerar la cerveza de Bohemia como la mejor (o una de las mejores) del mundo. Una visita privada a las pequeñas fábricas de cerveza que abundan en la ciudad es una manera excelente de descubrir los innumerables sabores, olores y colores de la mejor cerveza de Praga.
Y, a pesar de todo ello, la República Checa es muchísimo más que Praga. Sus fabulosos castillos esconden algunos de los mejores hoteles señoriales de Europa, los pequeños pueblos y ciudades  medievales son una delicia para pasear. Y descubrir artesanos que trabajan los productos ancestrales de esta tierra, entre los que destacan el cristal de Bohemia es la manera perfecta de llevarnos un pedazo (cristalino) de este hermoso a país a casa.

Imágenes

Mapa