Mozambique

Welcome to Mozambique!

Leer sobre destinos sorprendentes, tesoros escondidos, paraísos desconocidos, es un clásico de la literatura de viajes. Ya sean revistas, guías o programas de televisión, la frase es ideal para presentar lugares no tan habituales en el circuito turístico. Y Mozambique es uno de estos destinos. Ni es habitual, ni es conocido, ni está en los catálogos, ni conocemos a mucha gente que haya estado. Y sin embargo es un lugar fascinante, de los que deja boquiabierto a quien lo visita por primera vez.

Mozambique es ahora mismo la extensión de playa más exclusiva a cualquier viaje por el sur de África, ya sea Sudáfrica, Botswana, Namibia o Zimbawe. Y es que, por exótico que parezca, una extensión a Mozambique es muy sencilla. Desde el aeropuerto de Vilankulo (a poca distancia de vuelo de Johannesburgo) se accede al archipiélago de Bazaruto. Protegido parcialmente como Parque Nacional, sus islas son paradisíacas. Un paraíso en el Índico con aguas turquesa, playas de arena blanca y cocoteros. Pero sobretodo con millones de peces de colores y con unos hoteles fabulosos, pequeños y discretos, con el mejor y más exclusivo servicio.

Mozambique es mucho más que las playas de Bazaruto y poco a poco se va desarrollando. Hay otras zonas de playas fabulosas en el país que pronto darán que hablar. Pero además Mozambique tiene una rica historia y una mezcla cultural africana, árabe y portuguesa sin igual. Numerosos monumentos históricos jalonan Maputo (la capital), la isla de Mozambique o Inhambane. Hay hermosos lugares naturales más allá de las playas como el Lago Niassa (o Malawi) o los Montes Chimanimani. Y, claro está, también hay animales. Al fin y al cabo estos es África y hay excelentes parques nacionales como el de Gorongosa.

 

Imágenes

Map