Bhutan

Welcome to Bhutan!

Bhutan, un nombre tan evocador como exótico, es una mezcla única de tradición y modernidad. Tan única, que ha resultado en la nominación como “país más feliz del mundo” según los estándares del índice de desarrollo humano de las Naciones Unidas. Este dato tan sorprendente es sólo la primera de las sorpresas que nos espera en Bhutan. Sorpresas que llegan cuando uno ve monjes budistas digitalizados o que se saborean con una gastronomía totalmente única o que se vislumbran en los colores extraordinarios que abundan en todos sus pueblos y ciudades.

Un viaje a Bhutan es, ante todo, un viaje al Himalaya. Este pequeño país es, de hecho, el último reino perdido del Himalaya, donde los paisajes son soberbios. Es un país ideal para gozar de cumbres con nieves eternas y que se acercan a los ocho mil metros. Los paisajes se disfrutan desde casi cualquier lugar del país, pero no hay mejor manera de hacerlo que participando en alguno de los fantásticos trekkings (para todos los niveles) que cruzan sus montañas vírgenes. Pues Bhutan tiene una de las políticas de sostenibilidad y medioambientales más responsables del mundo y no genera contaminación.

Bhutan es mucho más que paisajes, la arquitectura de sus palacios, monasterios y fortalezas es simplemente única y sorprendente. Y su cultura, de marcada influencia budista, está totalmente preservada pues el país ha escapado de los efectos nocivos del turismo. El resultado es tan único como exitoso: la apuesta por la modernidad y el desarrollo de Bhutan no tiene impacto ni en su cultura ancestral ni en su naturaleza preservada. Que otros tomen nota.  

¿ Y cómo se ha conseguido ? A nivel turístico, Bhutan tiene un modelo de desarrollo único en el que prima la calidad por encima de la cantidad. Los servicios son magníficos y hay poco turismo pero muy cuidado. Esto se traduce en una experiencia de viaje todavía mejor, sin masificaciones, disfrutando del viaje y del placer de viajar. Todavía.      

 

Imágenes

Map